jueves, diciembre 11

El show de Les Luthiers, por dentro

Todos los detalles de la inauguración de la muestra itinerante que ofrecerá el grupo en distintas ciudades del país y España

Por Mariano de Vedia 
De la Redacción de LA NACION 


POSADAS. "Yo era un infeliz". El valiente testimonio de Carlos Núñez Cortés en el clásico El sendero de Warren Sánchez hizo vibrar a los miles de misioneros, en la apertura del multitudinario recital que ofreció Les Luthiers en el Centro del Conocimiento de esta ciudad. 

El eximio músico y compositor fue el niño mimado de los misioneros durante la permanencia de Les Luthiers en estas tierras coloradas. Aquí vivió Núñez Cortés hasta los 11 años y muchos se lo hicieron sentir a cada paso, desde la apertura de la muestra, que permanecerá aquí hasta el 28 de febrero, y hasta minutos antes de la función. 

Ante una sensación térmica que superaba los 40° pasadas las nueve y media de la noche, la gente respondió a la convocatoria del espectáculo al aire libre, que acompañó la inauguración de la Expo Les Luthiers, que recorrerá distintas ciudades del interior y del exterior, a 40 años de la formación del grupo. 

"Siempre un recital al aire libre es una experiencia distinta. La gente se comporta de manera distinta y uno no sabe cómo serán sus reacciones", confió a LA NACION, antes de salir a escena, Jorge Maronna. 

En los camarines, mientras Marcos Mundstock repetía el ritual de cebar mate a sus compañeros, Carlos López Puccio y Daniel Rabinovich preferían hablar de los momentos gratos del grupo antes que recordar los instantes más amargos. "Los malos momentos tratamos de pasarlos en intimidad y rápidamente. Y disfrutar de Les Luthiers, que es algo muy dulce", señaló Rabinovich, en diálogo con periodistas de distintos medios. 

Núñez Cortés no abandonaba el humor y señalaba que habían pasado toda la jornada "tomando tereré", en referencia a la fría infusión misionera y las altas temperaturas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada