sábado, abril 4

Lluvia de Rosas

Gracias Viviana y Pablo por tenernos en cuenta! :-)

Bendito el Rey que viene en nombre del Señor!
Paz en el cielo y gloria en las alturas

Ya llega el Domingo de Ramos, Jesús se dispone a cumplir su misión salvadora, realizando la redención del mundo mediante la cruz y la resurrección.

En el Domingo de Ramos Jesús llega a Jerusalén a visitar a su pueblo, a enfrentarle y a llevarlos a tomar una decisión.

Jesús recorre el camino a Jerusalén. Y a su paso encuentra dos tipos de personas. Los unos, lo aclaman como enviado de Dios y tienden sus mantos a su paso en señal de reconocimiento y reverencia (Lc. 19:35-37). Los otros, miran recelosos a la distancia y le piden a Jesús que acalle a sus discípulos (Lc. 19:38).

Y ese momento salvífico se está repitiendo otra vez en nuestras vidas. Jesús tiene una cita con nosotros; contigo y conmigo, Jesús tiene una cita salvífica, un momento donde su figura imponente y su presencia salvadora nos llaman a un momento de encuentro y decisión.
La hora es ya, y el lugar de encuentro es este. Dios mismo viene a visitarnos, a enfrentarnos y a llevarnos a tomar una decisión.

¿Y nosotros, donde estamos en este cuadro? ¿Es Jesús un hombre más o es el que había de venir? ¿Es Jesús un maestro más o es el salvador de nuestras vidas? ¿Es Jesús otro hombre bueno, o es el rey que llega a transformarnos para el Reino de Dios?

Hoy es el momento de encuentro, el momento de decisión. No perdamos la oportunidad de proclamar a Jesús como el Rey y centro de nuestras vidas. Tomemos nuestro manto, pongámoslo a sus pies, y con nuestros Ramos aclamemos con entusiasmo, como toda esa gente que allí en Jerusalén proclamaba: “¡Bendito el Rey que viene en nombre del Señor!” ¡Hosanna en las alturas!"

“Veremos la faz adorable de Jesús en el esplendor de su reino. Sobre las nubes aparecerá llevando el cetro de la cruz.Jesús: yo te contemplaré con alegría en ese brillante día. Porque te has dignado darme parte en esa cruz tan preciosa, yo espero admirarte en el cielo.”
Santa Teresita.

Recuerda que podrás ingresar al Vía Crucis comentado haciendo click aquí y dejar Tu reflexión en cada estación.

Si quieres compartir con alguien este tiempo tan especial, hemos preparado algunas tarjetas para que puedas enviárselas, ingresa haciendo click aquí

Dios te bendiga y Santa Teresita siga derramando su lluvia de rosas sobre tu vida y la de tu familia.

Lluvia de Rosas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada