domingo, diciembre 16

La otra cara de las aerolíneas low cost


A pesar de la crisis en Europa el precio de los vuelos transatlánticos no se modificó, aunque siempre se consiguen mejores tarifas en temporada baja, como es habitual cada invierno. Por ejemplo, un pasaje a Madrid cuesta 1400 dólares.
Las compañías low cost, tan promocionadas en los últimos tiempos para vuelos internos dentro de Europa, no siempre resultan la opción más conveniente para los pasajeros que viajan desde tan lejos como los argentinos.
Es verdad que tienen tarifas muy tentadoras, pero con cargos extra que generalmente no se tienen en cuenta en el momento de hacer la reserva, que hacen que el costo final sea igual o superior al de una aerolínea regular.
Hay que saber que las low cost cobran por el equipaje que se despacha. Para un turista internacional, que va 15 o 20 días a Europa es imposible viajar sólo con una mochila, como un francés que se va por dos días a Barcelona. Suelen salir y llegar a aeropuertos alternativos muy alejados de la ciudad, por lo que se incrementa el traslado por tierra. Además exigen llegar al aeropuerto con el check-in hecho por Internet 24 horas antes del viaje e impreso, claro, algo más complicado porque nadie anda con la impresora a cuestas.
En definitiva son convenientes si se tiene la posibilidad de dejar todo el equipaje en algún lugar (hotel, casa de un familiar) y se puede ir y volver casi con lo puesto
Más notas para entender este tema



La crisis, buena oportunidad 

 La situación económica en el Viejo Continente favorece a los turistas argentinos: promociones hoteleras, tarifas de temporada baja y hasta la posibilidad de pagar todo en pesos en el país antes de partir


Los viajeros argentinos a Europa se sumaron a la tendencia de los últimos meses de salir del país con todo lo que se pueda contratado desde acá. Algo que no era usual para ese destino, pero que ahora incluye traslados, city tours, excursiones y hasta algunas entradas a espectáculos.
Muy alejados del sistema all inclusive, por cierto, los turistas ahora se volcaron masivamente a las agencias de viaje o se arman su propio todo incluido en pesos. Cada vez se habla menos de euros, casi todo se comercializa en pesos argentinos y se sigue pagando en el país al cambio oficial y sin el incremento del 15% por los consumos en el exterior con tarjetas a cuenta del impuesto a las ganancias. (continua)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada