viernes, agosto 7

En bote al hospital de Areco: cayeron 230 milímetros de agua en sólo tres días






El temporal desatado la noche del miércoles reavivó el temor de los vecinos por lo vivido en inundaciones pasadas; el agua se acerca a la plaza principal de la ciudad bonaerense.

emporal desatado en las últimas 72 horas reaviva el temor de los vecinos de San Antonio de Areco, para quienes las imágenes de inundaciones ocurridas en los últimos meses permanecen todavía frescas.
En esa ciudad de la provincia de Buenos Aires, unas 300 personas fueron evacuadas tras la caída de más de 230 milímetros de agua en sólo tres días, de acuerdo con cifras aportadas por la misma Municipalidad.
La intensa tormenta generó varias y diversas complicaciones y daños en la vida cotidiana de los arequinos. Así, según pudo comprobar LA NACION, uno de los puntos más críticos de la ciudad son los alrededores de la plaza principal, donde el agua avanza y se ubicada a una cuadra.
También se encuentran bajo la lupa la zona del Hospital Eugenio Zerboni, adonde los vecinos se acercan por estas horas para atenderse en botes y pequeñas embarcaciones por la acumulación de agua.
Ver mapa con las zonas mas afectadas por el temporal
En tanto, por la crecida del río que desciende a razón de 3 centímetros por hora, permanece cortada la ruta 8, a la altura del kilómetro 88 y del kilómetro 114. El tránsito era desviado por las rutas nacionales 7 y parte de la 9.
En las últimas horas, la imagen de gente con agua hasta la rodilla era una postal que se repetía entre quienes residen cerca de esta zona.
Fueron noches muy duras
Francisco Durañona, intendente de San Antonio de Areco, expresó en declaraciones a radio Del Plata que "anoche fueron dos noches duras y la peor fue la del miércoles".
"Esa noche cayeron 180 milímetros y ayer cayeron 50 más. El río desbordó casi tres metros", relató el funcionario, tras adelantar que las tareas del comité de crisis continuarán hasta el miércoles de la semana que viene.
Durañona precisó que el río llegó a su pico máximo de crecida a las 2 y comenzó a bajar a partir de esa hora. "Lo que llovió fue algo nunca visto. Estaba pronosticado, pero no en esa cantidad", admitió. Y explicó que tienen "un trabajo realizado con el Ministerio de Planificación Federal que nos permite medir las crecidas del río con anticipación".
Con la colaboración de Milagros Amondaray

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada