viernes, junio 3

Investigan a empleados de Parques Nacionales por la muerte de un huemul



Bariloche:

El ejemplar apareció asustado y atado. Y 22 horas murió tras una sucesión de hechos que desnudan imprevisión.


Un ejemplar de huemul de edad adulta murió en confusas circunstancias en la zona de El Manso Inferior (Río Negro) después de haber permanecido varias horas atado y de ser sedado por funcionarios del Parque Nacional Nahuel Huapi. El huemul es un animal en grave peligro de extinción y un emblema de la fauna cordillerana. Se estima que no quedan más de 2.000 ejemplares, de modo que cada uno es tratado como un verdadero tesoro natural.
Desde la dirección de Parques Nacionales, informaron a Clarín que se inició una investigación que involucra a los empleados que estuvieron relacionados con el deceso.
Según un informe elaborado por el guardaparque Danilo Tapia, que trascendió en El Cordillerano, el 18 de marzo pasado a las 21,45 fue alertado por un baqueano de El Manso Inferior de la presencia de un huemul cerca del área llamada Ventisquero Negro. El animal había aparecido allí perseguido por un grupo de perros. Para cuando llegó Tapia, el huemul estaba atado y asustado. El guardaparque se comunicó con sus superiores, pero al lugar solo se dirigieron otro guardaparque y un gendarme que poco podían sumar de su parte.
Se sabe que los huemules son animales proclives al estrés. Su ritmo cardíaco aumenta desproporcionadamente ante una situación ajena a sus condiciones naturales, por lo que cuando uno es mantenido en cautiverio o atado cada minuto cuenta. A las 7 del día siguiente, mediante un llamado, el intendente del Parque Nacional Nahuel Huapi, Damián Mujica, ordenó no liberar al animal hasta que lo examinara personal especializado. Al mediodía arribaron miembros del Departamento de Conservación y del Programa Nacional de Huemul: su director, Claudio Chehebar, el experto Alejandro Serret, el veterinario Eduardo Ramilo y la bióloga Carla Pozzi. Según Tapia, los especialistas carecían en el lugar de elementos médicos y de lo necesario para trasladar al animal.
Una de los requisitos para mover a un huemul es que se encuentre sedado. Como los funcionarios no contaban con sedantes, se los solicitaron a una veterinaria que trabaja en la estancia del millonario Joe Lewis, Lago Escondido. Esta persona les procuró la medicación, que fue suministrada al animal a pesar de que, según indica otro informe técnico involucrado “se desconocía la dosis exacta para dormir un huemul y que no se contaba con un kit básico de emergencia”.
A las 15, el huemul fue llevado a la zona de Paso León. Allí permaneció monitoreado por los especialistas. Cuatro horas después el animal estaba muerto.
“A las 19.25 Chehebar avisó que el huemul había muerto y que ellos se retiraban del lugar, dejando al animal ahí tapado con ramas y troncos”, expuso Tapia. En el informe técnico, firmado por Carla Pozzi y Susana Seijas, ambas del Departamento de Conservación, se detalla que como no pudieron hablar directamente con el intendente del Parque Nacional Nahuel Huapi, Mujica --este se encontraba en Chile--, prefirieron esperar un día en soltar al animal, acrecentando sus posibilidades de que muera.
El documento indica que tanto Chehebar como Pozzi consideraron que no había espacio en un freezer para mantener el cadáver. Debido a esto, lo enterraron. El informe técnico concluye que el “Programa Nacional del Huemul no cuenta con lo necesario para abordar una situación compleja y que la Intendencia del Parque no tiene una fluida operatividad que permita abordar” situaciones de este tipo. “Fue una tragedia. El ser humano está invadiendo zonas que eran territorio de los huemules. Además a la gente les gustan los perros y estos animales son muy susceptibles al estrés. Cuando ocurre algo como esto es muy difícil revertir la salud del individuo”, le explicó a este diario Emiliano Ezcurra, vicepresidente de Parques Nacionales. “Iniciamos una investigación sobre los hechos y la actuación de cada uno de los funcionarios que participó de esto”, agregó.
Hoy, Parques Nacionales emitió un comunicado donde se indica: “La presencia de perros, alambrados, caminos, la presión de caza y la fragmentación del ambiente que ocurren en esta área –y en gran parte de su área de distribución (lo que lo ha llevado a estar en peligro de extinción)– fueron los factores que impidieron que el trabajo fuera llevado a cabo con éxito”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada