sábado, julio 25

Video. Martha Argerich recibió el premio “Barón Hirsch” en el Museo Judío de Buenos Aires

Itongadol/AJN.- 

Ver video AQUÍ. Marta Argerich, pianista argentina de música clásica, considerada una de los mayores exponentes de su generación y la posguerra, recibió anoche el premio “Barón Hirsch” a la trayectoria de parte de la Fundación Judaica y el Museo Judío de Buenos Aires. Además fue reconocida como embajadora en el mundo.


“Estoy realmente feliz y contenta. Lástima que no está mi mamá hoy aquí, ella tuvo que ver con todo lo que yo soy”, expresó la artista, en diálogo con la Agencia Judía de Noticias. Consultada sobre el origen e identidad judía de su madre, y cómo lo relaciona con este reconocimiento en el templo Libertad remarcó: “Me siento bastante completa con este reconocimiento”.


El evento se llevó a cabo en el Museo Judío del Gran Templo Libertad y contó con la presencia de importantes personalidades artísticas y académicas, y miembros de la comunidad judía argentina. “Espero poder merecer este reconocimiento”, enfatizó. Además expresó que el año pasado llegó al país con Daniel Barenboim, donde se destacó la paz y la diversidad entre diferentes pueblos y religiones, y que le interesó mucho lo que le propuso en ese entonces.


El presidente del Templo Libertad, Mario Volosin, también dialogó con AJN sobre el importante reconocimiento y remarcó que éste tiene que ver con las actividades compartidas entre su intuición y el Teatro Colón. “Es parte de nuestro proyecto institucional. Desde el Museo Judío y desde CIRA (Congregación Israelita de la República Argentina), que es el templo más emblemático y el primero de Argentina, nosotros desarrollamos una actividad muy intensa”, aseguró.


El acto contó con la presencia del rabino del Templo Libertad, Simon Moguilevsky, quien hizo entrega del reconocimiento a Argerich. Además también participó el diputado nacional y rabino Sergio Bergman, quien remarcó que la entrega de la distinción está relacionada “no solo con su talento y su arte, sino con la singularidad que la Argentina tiene para exportar. Es la raíz del país puede dar, es convivencia, coexistencia en paz y fraternidad”.


“En Marta encontramos el poder de unir la vieja tradición de esta institución, el Museo Judío, en el premio Barón Hirsch, donde se entrelazan las historias familiares con la historia de nuestro pueblo y nuestra nación. Queremos valorar la calidez con la que ella trata a su arte, que es una expresión del espíritu. Por eso el Templo no es sólo casa de oración, sino de encuentro o de cultura, y no hay expresión más universal de lo humano, entre el cielo y la tierra, que la música, donde encontramos todos una misma sintonía”, agregó.


Luego de la entrega del premio, el rabino Bergman destacó en exclusiva para la Agencia Judía de Noticias “el orgullo con que asume Martha Argerich el origen y la identidad judía de su madre, como así también la historia de la inmigración judía en las colonias argentinas”. 

Finalmente, una amiga de la infancia de Argerich remarcó e que no estaba asombrada por el reconocimiento otorgado a la artista. “Para mi es Martita, con la que me conocí a los 5 años en el jardín de infantes en Belgrano. Mi mama era melómana y Martita vivía en la música. Ella ya tocaba el piano en el jardín de infantes, era en el momento de relax cuando nos ponían música. No me puedo olvidarlo, de chica tocaba “ay María de bahía”. No me sorprende verla tan exitosa”, remarcó.






Texto e imagen Iton Gadol

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada