sábado, agosto 1

Unos 15 equipos internacionales entrenarán en cerro Catedral




Llegan de la mano del Snow Cross Training Camp. Los deportistas de alto nivel realizan la disciplina de ski y snowboard cross. La actividad está en pleno auge luego de haber sido reconocida como olímpica. Catedral contará con el asesoramiento de un maquinista que preparó la pista en Sochi 2014. Se quedarán todo agosto y septiembre.

Unos 15 equipos de diversos lugares del mundo, como Estados Unidos, Francia, Suiza, Canadá, Lituania, Brasil y Bélgica, llegarán a mediados de agosto a cerro Catedral para realizar sus entrenamientos de ski y snowboard cross de cara a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018, en Pyeonchang, Corea del Sur. La organización es del Snow Cross Training Camp, con la colaboración permanente de recurso humano y material de Catedral Alta Patagonia.
“Comenzamos anoche con el preparado de la pista y la verdad es que nos encontramos con muy buena nieve, predisposición de la compañía y excelentes condiciones en general, lo que nos facilitará el armado del área de entrenamiento para los equipos”, explicó el chileno Antonio Lobos, quien lidera el Camp junto al estadounidense Ted Martin, ambos especialistas en la disciplina.
El objetivo es que estos equipos internacionales comiencen a llegar a cerro Catedral a partir del próximo 12 de agosto. Algunos son equipos oficiales que representan a sus países y otros son privados, lo más destacado es que entre los deportistas se encuentran destacadas figuras y medallistas olímpicos como Cristopher Robanske, dos veces campeón del mundo; y, Pierre Vaultier, ganador del oro en Sochi, entre otros. También, desde Francia, llegará uno de los mejores skiman (preparador de los equipos que usan los atletas), quien por la gran calidad de su labor genera un alto rendimiento de los equipos de su país.
“Esta disciplina en la versión ski y snowboard fue tomando mayor auge y espectacularidad luego de su ingreso en los Juegos Olímpicos de Invierno, estos atletas que hoy llegarán a Catedral se están preparando para 2018 y por ello nuestra proyección es poder dar continuidad al proyecto por al menos tres años en esta montaña, donde hemos encontrado un gran equipo de trabajo dispuesto a contribuir con nosotros”, agregó Lobos.
La pista que se ya se prepara en la ladera sur de la montaña, entre las líneas de telesilla Diente de Caballo y Bosque, tendrá entre 900 y 1100 metros de longitud, con un desnivel de 180 metros y un ancho de 12 a 15 metros que permite a los atletas hacer los descensos de a cuatro personas a la vez. Se estima que el tiempo promedio de la bajada será de unos 50 segundos, con curvas, saltos y peraltes.
“Para los días que el clima esté feo o no haya gran visibilidad, se preparará una pista alternativa con una largada similar a la otra, pero con apenas 100 metros de largo”, precisó Lobos. El encargado de todo el asesoramiento para la realización de la pista es Nick Roma, un maquinista especializado encargado del área en los Juegos Olímpicos de Invierno 2014, quien trabaja a la par de Marcelo “Pingüi” Vera, responsable de todo el equipo de pisapistas de Catedral, y Lile Enevoldsen, a cargo de la coordinación deportiva del centro de esquí, entre otros referentes de la compañía.

Los equipos se alojaran en el Village Catedral, un complejo hotelero de la Base, y complementarán sus entrenamientos con trotes, gimnasia y pileta, entre otras actividades. Llegan todos acompañados por un staff que se conforma por un coach, con certificaciones FIS correspondientes, preparadores físicos, dietistas, masajistas y kinesiólogos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada